viernes, 10 de diciembre de 2010

El trance

.




...vuelto en ti mismo
solaz imbuido
permaneces ahora…
tu espíritu en súbito mutis

te quedaste ahí
cabizbajo….
quieto, contemplando
un punto inexistente
perdido en el infinito

un ensueño al azar
como esfumándote
en el peregrino divagar
de tu albedrío

sin una idea fija
discurriendo
en el aire marchito
de perfumes
de anhelos imprecisos
de sapiencia prófuga…

envuelto en un aura
de ensimismamiento
flotando entre el palpitar
de tus sienes
y así
te vas hundiendo…

cayendo lentamente
hacia ninguna parte
describiendo una parábola
en un profundo vacío
convexo
sin fondo, ni límites
absorto…

intensamente onírico
sutilmente lúcido
lindante con la intemporalidad
de algún universo subterráneo
que te atrae por afinidad
a su vivacidad

burbujeante de pálpitos
con la psiquis cristalizada
en lo anímico cimero
donde pernocta lo medular

infraconsciente
como olvidado de todo
como habiendo traspasado
una puerta invisible
para apartarte del mundo…
de tu identidad colectiva
y arcaica.

y así intemporal
a la velocidad de la luz
de un instante eterno
permaneces inexpresivo

crepuscular
pensando en nada
en ninguna otra cosa
que no fuera
tu propia conciencia
de existir, de cavilar
y de amar lo que te es amado.


.

1 comentario:

Jorge Luis dijo...

full trance
un abrazo mi hermano